Logo

Our Posts

Fenómenos Cadavéricos

FENÓMENOS CADAVÉRICOS

feno_cadavericos

Como personal de SME puede ser frecuente rescatar cadáveres o encontrar personas con horas de haber fallecido, estos datos nos pueden ayudar a entender mejor la escena. Los fenómenos cadavéricos estan divididos en dos tipos principales:

1. Fenómenos cadavéricos tempranos; que comprenden:

– Livideces cadavéricas (livor mortis)

– Enfriamiento cadavérico

– Rigidez cadavérica (rigor mortis)

– Espasmo cadavérico

 

– Deshidratacion cadavérica

2. Fenómenos cadavéricos tardíos, que comprenden:

– Destructores

– Conservadores

Fenómenos Cadavéricos Tempranos

 

Deshidratación Cadavérica

 

La deshidratación cadavérica es generada por la evaporación de los líquidos en el cuerpo, y podemos distinguirla en los ojos a través de dos signos:

 

– Signo de Stenon-Louis: Este signo consiste en un hundimiento del globo ocular, además se pueden apreciar unas arrugas que se presentan en las corneas al perder transparencia, así mismo se observa un color arenoso generado por la acumulación de polvo, en ojos abiertos se puede presentar en la primer hora de ocurrido el deceso, y en ojos cerrados puede tardar hasta quince horas.

 

– Signo de Summers o mancha esclerótica: se presenta una mancha de color negruzco en la base de la cornea o puede presentarse también una línea negra a nivel del ecuador del ojo. este fenoómeno se presenta de tres a cinco horas de ocurrido el deceso.

 

Mancha Esclerótica o de Sommer-Larcher

La mancha esclerótica o de Sommer-Larcher , es una mancha negra que suele aparecer primeramente en el angulo externo del ojo y posteriormente en el angulo interno.
Es causada por la deshidratación lo que hace que la esclerótica se deseque y permita que se transparente la coroides negra subyacente.
La mancha de Sommer-Larcher aparece en las partes no cubiertas por los parpados entre las 3 y 5 horas después de la defunción y en algunas ocasiones las dos manchas llegan a unirse.

Lividez cadavérica

Livideces cadavéricas (Livor Mortis) Sabemos que la sangre se encuentra en tres espacios en el cuerpo, espacio intravascular, intracelular e intersticial, es decir entre las células. Cuando la persona muere, esta sangre (del espacio intersticial), por gravedad se va a las zonas en declive y se manifiesta como una gran mancha de color púrpura. Se presenta de las tres a las veinticuatro horas de ocurrido el deceso y sirve para establecer el tiempo de muerte, diagnóstico y posición del cadáver.

Evolución de las livideces cadavéricas

Las livideces se inician bajo la forma de pequeñas manchitas aisladas, que van confluyendo paulatinamente hasta abarcar grandes áreas.

Las manchas comienzan a presentarse poco después de la muerte.  Cuando el cadáver yace en posición de decúbito supino, hacen su primera aparición en la región posterior del cuello, que por su pequeño espesor, permite su formación rápida.  Las primeras manchas aisladas en esta región pueden verse ya entre 20 y 45 minutos después de la muerte y empiezan a confluir después de 1 hora y 45 minutos.  En el resto del cadáver aparecen de 3 a 5 horas después de la muerte.  Ocupan todo el plano inferior del cadáver a las 10 o 12 horas del fallecimiento.

Una vez establecidas, no suelen cambiar de forma ni de coloración, con la salvedad a que nos referimos inmediatamente, hasta que se inician los fenómenos putrefactivos, momento en el que las livideces se van invadiendo por el tinte verde oscuro y negruzco propio de éstos.

Simultáneamente con la formación de las livideces, la piel de la región corporal opuesta va palideciendo, tomando el color céreo tan característico de la muerte.  Esto confirma el origen de las livideces y es causa de la desaparición de los fenómenos congestivos cutáneos producidos en vida (exantemas, hipertermias, etc.)

Transposición de las livideces

En el estudio evolutivo de las livideces cadavéricas adquiere gran importancia el fenómeno de la transposición, es decir la posibilidad del transporte o desplazamiento de las manchas de lividez durante cierto tiempo después de su formación.  En efecto, una lividez cadavérica reciente puede hacerse desaparecer comprimiendo fuertemente con el pulgar o con un vidrio resistente en un punto limitado de la superficie, e igualmente cambiando la posición del cadáver.  El resultado de estos dos tipos de maniobra es un nuevo desplazamiento de la sangre hacia los vasos no comprimidos, en el primer caso, o hacia las nuevas regiones declives, en el segundo; se explica así el fenómeno de la transposición apareciendo de nuevo las livideces en el punto declive actual.

Pero transcurrido un cierto plazo, las citadas maniobras se hacen negativas.  Se ha establecido el proceso de fijación de las livideces, que se hacen permanentes en el lugar donde se formaron. En general, las livideces se fijan al cabo de 10 a 12 horas.

Pero existe también la posibilidad de encontrar en un cadáver livideces en dos planos distintos y aun opuestos.  Ello tiene lugar cuando se cambia la posición del cadáver, habiendo comenzado ya el proceso de fijación de las livideces, sin haberse completado del todo.  En tal caso, las livideces formadas en primer lugar, correspondientes a la posición primitiva del cadáver, palidecen sin llegar a desaparecer del todo, y al mismo tiempo, se forman unas segundas livideces en el nuevo plano declive, que tampoco alcanzarán la total intensidad de su coloración.  Estas dobles livideces constituyen un indicio seguro de que se ha cambiado la posición del cadáver unas 10 o 12 horas después de la muerte y antes de transcurridas 24 horas del fallecimiento.

Diagnóstico diferencial

Importa mucho diferenciar las livideces cadavéricas de las equimosis.  La distinción es muy fácil en los cadáveres recientes; basta practicar una incisión en la región afectada para observar en las equimosis sangre extravasada, coagulada y firmemente adherida a las mallas del tejido, en tanto que en las livideces no hay sangre extravasada, viéndose fluir tan solo un poco de sangre a cortar los capilares.  Si después de este examen, aun persiste alguna duda, se lava la herida dirigiendo un fino filete de agua sobre sus labios, con lo que se arrastra mecánicamente toda la sangre que no se haya coagulado, por lo que cuando se trata de livideces queda completamente limpia, y en cambio, carece de acción sobre la sangre extravasada de las equimosis vitales.

Suele observarse, asimismo, en las equimosis algún relieve y abrasión de la epidermis, su color es muchas veces diferente al de las livideces y su localización no coincide necesariamente con los planos declives.  Por el contrario, las livideces cadavéricas no sobresalen de la piel circundante y asientan siempre (salvo las livideces paradójicas) en las partes declives.

Cuando los cadáveres se hayan en descomposición y los tejidos reblandecidos se hacen permeables al pigmento hemático, resulta casi imposible establecer la diferenciación si se trata de manchas pequeñas, pero siempre puede reconocerse todavía la sangre extravasada si existe en alguna cantidad.

Importancia médico legal

Las livideces cadavéricas tienen una importante aplicación médico legal en los siguientes casos:

Diagnóstico de la muerte cierta: las livideces cadavéricas poseen un gran valor como signo de muerte cuando son extensas,  intenso color y típicamente localizadas; esto solo ocurre 12 a 15 horas después de la muerte.

Determinación de la data de la muerte: el momento de aparición de las livideces, el de adquirir su total extensión y su posibilidad de transporte son otros tantos elementos de juicio de utilidad para este diagnóstico cronológico.

Posición del cadáver: la localización topográfica de las livideces representa un fiel testimonio de la posición en que ha permanecido el cadáver después de la muerte.  Tiene especial importancia la comprobación de que las livideces tienen una localización anormal respecto a la posición  en que se ha encontrado el cadáver, en especial si se encuentran livideces en planos opuestos, indicando una transposición después de 12 horas del fallecimiento, pero anterior a 24 horas de éste.

 

 

Enfriamiento cadavérico

Cuando una persona muere, pierde su capacidad para regular la temperatura, y termina por adoptar la temperatura de los objetos, es decir la temperatura ambiental, para ello, pierde un grado centígrado por hora las primeras doce horas y después de las primeras doce horas, pierde medio grado centígrado por hora hasta adoptar la temperatura ambiente, verbigracia, si la persona tenía al morir una temperatura de 37 grados, a las ocho horas de fallecida tendrá 29 grados de temperatura, y a las 15 horas, tendrá 23.5 grados. En el caso de que se encuentre en una zona calurosa como el estado de Sonora, México, en donde la temperatura a la sombra llega a los 45ºC, entonces el cuerpo en vez de enfriarse aumentará de temperatura, acelerando el proceso de la putrefacción en su caso.

Rigidez cadavérica (Rigor Mortis)

Este fenómeno consiste en la retracción o endurecimiento de los músculos del cuerpo, tiene su progresión e inicia en los músculos más pequeños. La rigidez inicia en los músculos de la cara, cuello, tórax y miembros superiores, finalmente se manifiesta en los músculos del abdomen y en los músculos de las extremidades inferiores. Cronología: La rigidez cadavérica comienza a las tres horas de ocurrido el deceso, de las 12 a las 15 horas se presenta completa y empieza a desaparecer de la 20 a las 24 horas con el inicio de la putrefacción. La rigidez reviste gran importancia pues ayuda al perito a determinar el tanatocronodiagnóstico (determinar tiempo de muerte) y la causa probable de muerte.

Espasmo cadavérico

Es la persistencia en el cadáver de la actitud o postura que tenía el individuo antes de morir. Seguramente nos ha tocado ver cadáveres en los que se aprecia fácilmente que la persona estaba sufriendo dolor al morir, también puede reflejar tranquilidad, impresiones fuertes, etc.

 

Este fenómeno es apreciado fácilmente cuando se trata de traumatismos, enfermedades del sistema nervioso central, infarto agudo al miocardio, etc, y obviamente cuando el deceso sobreviene en plena actividad muscular. Puede desparecer de las 20 a las 24 horas con el inicio de la putrefacción.

 

 

El espasmo cadavérico , es lo que la gente piensa que es cuando un difunto se mueve bruscamente , lo cual es una leyenda urbana… nada mas lejos de la realidad.

 

El espasmo cadavérico , se manifiesta cuando la muerte sobreviene de golpe , quedando el difunto totalmente rígido en la posición en la que estaba, es muy interesante para diagnosticar suicidio.

 

Se han dado casos de soldados en el campo de batalla que han sido abatidos y han quedado con la postura que tenían antes de morir incluso apuntando con el rifle fuertemente agarrado por sus manos.

Procesos conservadores del cadaver.

Se dividen en naturales y artificiales:

-NATURALES-

a) Momificación: Desecación del cadáver por evaporación del H2O de sus tejidos, gracias a esto persisten las formas exteriores de manera notable. Puede ser también artificial como todos sabeis. En cuerpos momificados se puede determinar la causa de la muerte durante largos periodos de tiempo, en particular cuando se debe a causas mecánicas.

b) Saponificación: Es un proceso en el que el cadaver se recubre de una capa de grasa viscosa y húmeda, pero que despues de secar se vuelve dura, granulosa y de color gris. Evoluciona desde el interior hasta el exterior. No se encuentra antes de los 3 – 4 meses y no se completa hasta el año (en ambiente húmedo o en agua).

c) Corificación: Tegumento de color gris-amarillo que aparece en cuerpos mantenidos en el interior de cajas de zinc soldadas y que es resistente al corte (el tegumento). Es semejante el cuero recien curtido. Se puede ver a los 2 -3 meses.

d) Congelación: Que decir de la congelación.Supongo que todos conoceis sus efectos (conservación perfecta y permanente) y causas (frío intenso y prolongado).

 

-ARTIFICIALES-

 

a) Embalsamamiento: No se sabe a ciencia cierta cual es el proceso artificial, pero se cree que los egipcios (dominadores de esta técnica) extraían las vísceras, echaban carbonato sódico ( Ca(CO3)2 ) al cuerpo, lo dejaban secar al aire, le untaban ungüentos y por último el ambiente climático del desierto culminaba su obra.

b) Refrigeración: Conservación del cadáver sometiendo este al frío de una nevera o cámara frigorífica. Como la congelación pero artificial.

Procesos destructores del cadáver.

a) AUTOLISIS: Conjunto de procesos fermentativos anaeróbicos que tienen lugar en el interior de la célula por la acción de las propias enzimas celulares. Es el primer proceso que se produce.

b) TANATOQUIMIA: Alteraciones de los procesos y moléculas bioquímicas que el cuerpo posía en vida (glucosa, ac. láctico, enzimas…).

c) PUTREFACCIÓN: Proceso de frementación pútrida de orgen bacteriano. Los germenes responsables de ella se originas en la materia orgánica cadavérica. Cuando acaba el proceso solo quedan las partes esqueléticas, dientes, uñas y pelos.

 

Autopsia

 

El término autopsia deriva del griego, de «ver por uno mismo». Necropsia también deriva del griego, de «ver un cuerpo muerto».

¿Qué es una autopsia?

Una autopsia es un examen del cuerpo de una persona que ha muerto. El propósito de la autopsia es contestar preguntas acerca de la enfermedad de la persona o de la causa de la muerte. Además, las autopsias proveen información valiosa que ayuda a los médicos a salvar las vidas de los demás. Las autopsias son realizadas por médicos especialmente entrenados llamados patólogos.

¿Quién puede solicitar una autopsia?

Usted puede solicitar una autopsia si usted es la persona más cercana o la persona con autoridad legal. Su médico le pedirá que firme una forma de consentimiento para dar permiso para la autopsia. Usted puede limitar la autopsia de cualquier manera que usted desee. Si la causa de la muerte no es clara, el patólogo puede realizar una autopsia sin el permiso de la familia.

¿Cuál es el procedimiento para realizar una autopsia?

Primero, el patólogo examina el cuerpo para buscar claves acerca de la causa de la muerte. Luego, el examina los órganos internos tomando muestras a medida que se necesiten para ver bajo el microscopio. La autopsia toma entre dos (2) y cuatro (4) horas. El cuarto de autopsia se ve como una sala de cirugía. En todo momento se mantiene una atmósfera de respeto y dignidad.

¿Cuánto cuesta una autopsia?

Puesto que las autopsias ayudan a los médicos a aprender más acerca de las enfermedades y a buscar formas para mejorar el cuidado médico, las autopsias por lo general se realizan sin costo alguno.

¿Una autopsia podría interferir con los arreglos funerarios?

No. Los patólogos realizan la autopsias de manera que no interfieran con el funeral o la cremación. Una vez que la autopsia se ha completado, el hospital avisa a la casa funeraria. Una autopsia no demorará los servicios funerarios.

¿Cuándo se sabrán los resultados de una autopsia?

Los primeros hallazgos de una autopsia generalmente están listos en dos (2) o tres (3) días. El médico puede revisar estos hallazgos con usted. Un informe final puede tomar muchas semanas por los estudios detallados que se realizan en las muestras de tejidos. El médico también revisará el informe final con usted.

 

SIGNOS RECIENTES DE MUERTE

Rigidez cadavérica: es el endurecimiento y retracción del sistema muscular. Lacassagne lo refiere como estado de dureza, de retracción y de tiesura que sobreviene en los músculos después de la muerte. Se debe a la degradación del ATP en ADP y AMP.

La acidificación de los músculos, combinada a su deshidratación, hace aparecer la rigidez cadavérica, resultado del endurecimiento y contractura que afectan sucesivamente a todos los músculos, lisos o estriados, siguiendo una progresión descendente: primero los de la mandíbula inferior, después los de la nuca, los de la cara, tronco, miembros torácicos, para terminar en los miembros pélvicos (Ley de Nysten.

La rigidez cadavérica se extiende también a la musculatura del corazón, píloro, vesículas seminales (eyaculación post mortem), el útero (expulsión del feto), de la vejiga, pupila (contracción), de los pelos (piel ancerina). Los miembros superiores se disponen a semiflexión, frecuentemente aplicados sobre el tórax; los miembros inferiores en extensión, lo mismo que la cabeza; las mandíbulas se aprietan.

Se inicia después de la muerte, entre 2 a 4 horas, cuando el ATP disminuye a un 85 por ciento dentro de la sarcomera; es completa entre las 8 a 12 horas posteriores al fallecimiento, alcanzando su máxima intensidad a las 24 horas. Desaparece entre las 36 a 48 horas. Esto sucede en un clima templado. Hay factores que alteran este proceso como el frío, que lo acelera y lo prolonga; el calor acorta el inicio y disminuye el tiempo en que se presenta, también influyen: la causa de muerte, el desarrollo muscular, el cansancio antes de morir, hemorragias intensas.

Livideces cadavéricas: es una mancha violácea que se presenta porque se deposita la sangre en las partes declives, dependiendo la posición en la que se encuentra el cadáver; se debe a la falta de circulación, y por la acción que ejerce la gravedad sobre la sangre, ésta se dirige hacia las partes declives.

Las livideces se empiezan a manifestar como unas pequeñas manchas, de color violáceo, que poco a poco confluyen hasta observarse en toda la superficie que se encuentra en declive, a excepción de las zonas donde alguna parte del cuerpo esta en contacto con alguna superficie. Este proceso se inicia entre las 2 a 4 horas después del fallecimiento, para las 8 a 12 horas ya se encuentran establecidas en toda la superficie, pero aún desaparecen a la presión; entre las 12 a 15 horas alcanzan su máxima intensidad y no desaparecen a la presión (livideces fijas). La fijación de las livideces está ligada a la coagulación de la sangre en los capilares, o bien a la coloración de los tejidos por la hemoglobina salida de los glóbulos rojos y exudado con el suero.

Cuando el cadáver es movido antes de las primeras 12 horas, las primeras livideces desaparecen y se forman nuevas manchas; entre las 12 a 24 horas posteriores a la muerte, si se cambia de posición el cadáver, aparecen nuevas livideces, pero no desaparecen las anteriores; Si se mueve el cuerpo después de las 24 horas, no desaparecen las primeras livideces, ni se forman nuevas manchas.

Los factores que pueden modificar la presencia de las livideces son: causa de muerte, hemorragias intensas, grado de desnutrición, edad.

Enfriamiento cadavérico: Este fenómeno ocurre de manera gradual, disminuyendo la temperatura de modo progresivo hasta que se iguala con la temperatura del medio ambiente. La disminución progresiva se presenta porque la muerte celular no se presenta al mismo tiempo, sino que unas células mueren antes y otras después.

La curva de dispersión térmica menciona un primer periodo de tres a cuatro horas, donde disminuye medio grado centígrado por hora; el segundo periodo se presenta entre las 6 a las 10 horas donde disminuye un grado centígrado por hora; el tercer periodo disminuye de tres cuartos a medio grado centígrado por hora hasta que se nivela con la temperatura del medio ambiente.

El enfriamiento cadavérico esta condicionado por varios factores como son: la causa de la muerte, edad, estado nutricional, el peso, factores ambientales.

Deshidratación cadavérica: se debe a la pérdida de agua del cuerpo por evaporación, sus principales manifestaciones se observan en el ojo.

Signo de Stenon Louis se manifiesta por hundimiento del globo ocular, pérdida de la transparencia de la cornea, que se torna opaca, formación de arrugas en la cornea, depósito de polvo en la conjuntiva lo que recibe el nombre de tela glerosa.

Este conjunto de fenómenos se observa en el ojo abierto aproximadamente a los 45 minutos después del fallecimiento; en el ojo cerrado se observa a las 24 horas aproximadamente después de la muerte.

Otro signo es el de Sommer, que se manifiesta como una mancha negra en la esclerótica, es de forma triangular, con la base dirigida hacia la comisura del ojo. Esta mancha negra se debe a la transparencia de la esclerótica que deja visible el pigmento de la coroides.

La capa córnea se apergamina, se forma una placa amarillenta, seca, dura, espesa con consistencia de pergamino

Otra manifestación se presenta en las mucosas, sobre todo en los labios de los recién nacidos donde se observa una franja pardo rojiza o pardo negruzco.

SIGNOS NO RECIENTES DE MUERTE


Autolisis: es la disolución de los tejidos producida por enzimas proteolíticas que se encuentran en los lisosomas, que al empezar la muerte celular, se liberan las enzimas al destruirse la membrana lisosómica.

Putrefacción cadavérica: es la descomposición de la materia orgánica del cadáver; es el proceso de fermentación pútrida producida por las bacterias que se encuentran en el intestino, después de la muerte se propagan por la sangre.

Las bacterias responsables se desarrollan en la materia orgánica, produciendo enzimas que actúan selectivamente sobre proteínas, grasas y carbohidratos, dando lugar a modificaciones del cadáver que conducen a su destrucción.

La putrefacción se manifiesta, en climas templados, entre los 17°C a 24°C en cuatro periodos de la siguiente manera:

Periodo cromático: se aprecia una mancha verde abdominal de color verde, en la piel de la fosa ilíaca derecha, debido a que los clostridios y coliformes descomponen la hemoglobina en compuestos azufrados de color verde, que tiñen la piel. Este periodo se manifiesta entre las 24 a 36 horas del fallecimiento.

En los fetos las bacterias penetran por los orificios naturales, principalmente por las vías respiratorias, por lo que la mancha verde se observa en cuello y parte superior de tórax. En cuerpos que presentan lesiones supuradas o neoplásicas, la mancha verde aparece alrededor de las lesiones.

Periodo enfisematoso: Se presenta por la producción de gran cantidad de gases derivadas del metabolismo propio de las bacterias, que abomban y deforman el cadáver. La infiltración gaseosa invade el tejido celular subcutáneo, se hincha la cabeza, los párpados se hacen prominentes, los genitales adquieren volúmenes importantes, el abdomen se distiende, la red venosa se hace muy aparente adquiriendo una coloración negruzca o verdusca de la piel. Este fenómeno lo observamos en periodo de entre 48 horas el inicio, completándose en un término aproximado de siete días.

Periodo colicuativo: en esta etapa el tejido blando sé licúa, el cadáver adopta un aspecto acaramelado entre 2 a 4 semanas; los órganos se reblandecen y sé licúan, durando entre 8 a 10 meses. La próstata y el útero son los órganos más resistentes a esta fase.

Periodo de reducción esquelética: en término medio de 2 a 3 años pudiendo ser hasta 5 años, todas las partes blandas desaparecen a través de la licuefacción, los elementos más resistentes suelen ser los del tejido conectivo como cartílago, tendones, ligamentos. Puede el esqueleto avanzar hasta la pulverización en un tiempo de 50 años, inhumado; si el cadáver se encuentra a la intemperie la pulverización puede presentarse en 5 años.

Fuente: http://huallpaodonto.blogspot.com/2008/07/fenmenos-cadavricos-procesos-de.html

Fuente: http://dc382.4shared.com/doc/YedV_Ajh/preview.html

Fuente: http://www.colpos.mx/entomologiaforense/signos_de_muerte.htm

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *